El taylorismo (término derivado del nombre del estadounidense Frederick Winslow Taylor), en organización del trabajo, hace referencia a la división de las distintas tareas del proceso de producción. Fue un método de organización industrial, cuyo fin era aumentar la productividad y evitar el control que el obrero podía tener en los tiempos de producción. Está relacionado con la producción en cadena.
Toda la teoría de F. Taylor iba encaminada a encontrar los métodos de trabajo que permitiesen un aumento de la productividad en las empresas.

Administración científica del trabajo

La administración científica del trabajo se basa entre otros en los siguientes principios:

• Determinar los procedimientos y métodos de producción que resulten más eficaces para realizar una determinada tarea o trabajo.
Para ello se debe realizar un estudio detallado y científico del trabajo, el tiempo y los elementos o utensilios que el operario utiliza para desarrollar una determinada tarea, con el fin de determinar la forma más productiva y menos nociva para el trabajador.
• Seleccionar al personal más apto para cada tarea y adiestrarlo adecuadamente en el trabajo que van a realizar.
• La retribución del trabajador se establecerá de manera que aquel que consiga realizar sus tareas dentro del tiempo fijado previamente percibirá como compensación un porcentaje mas de su salario ordinario, con lo cual se premia la productividad.
• Se produce una división del trabajo entre la dirección y los trabajadores, pues la dirección se ocupa de dar las instrucciones concretas al trabajador de cómo realizar su trabajo y el operario debe ponerla en práctica.
• Se debe producir una cooperación entre los trabajadores y la dirección para incorporar los cambios en los métodos y procedimientos que sean necesarios, repartiendo la responsabilidad entre todo el personal.

Como ejemplo practico de los resultados obtenidos puede citarse el de la selección de bolas de acero. En su empresa este trabajo lo realizaban 125 mujeres con una jornada laboral de diez horas y media. Seleccionando al personal e instruyéndolo sobre la forma mejor de realizar el trabajo, consiguió que 35 obreras en una jornada de ocho horas realizaran la misma cantidad de trabajo. A las obreras les otorgó una prima del 80% del salario.

Principales errores de Taylor:
1) Consideración mecanicista del hombre. El fin exclusivo del trabajo del hombre es la consecución del máximo beneficio mediante el empleo del método más eficaz. Según Taylor, la organización científica era una ciencia exacta y el individuo no era sino una máquina cuya única aspiración es ganar dinero. No comprendió la naturaleza humana y creó malestar y oposición en los trabajadores.
2) Exceso de especialización. Reduce las posibilidades de desarrollo de la persona y constriñe su personalidad.
3) Separación radical entre dirección y trabajo. Una persona no puede programar o ejecutar solamente sino que siempre realiza en diversa medida ambos aspectos.

Escenanificación de un sistema taylorista en la película “Tiempos modernos”