Basta ya de hablar, basta ya de planificar,
basta ya de buscar responsables o culpables.
El camino se hace andando,
y los problemas se solucionan haciendo.
Y, a veces, basta con ver el mundo con los ojos de un niño.

Este video es un ejemplo de que los problemas no se solucionan con lamentos sino con hechos, con trabajo en equipo.