Publicado en Revista Espacio Humano

Por mucho que nos esforcemos en simular el mundo real, tarde o temprano hay que experimentarlo. Siempre habrá situaciones inesperadas. Más que evaluar conocimientos, deberíamos esforzarnos por desarrollar competencias que nos preparen para lo inesperado y lo desconocido.